Hablemos de – El Internet de las Cosas (The internet of Things)

Como apasionados a la tecnología, es decir, creativos, inversionistas, fundadores, desarrolladores, diseñadores, usuarios y generadores de contenido en medios tecnológicos, es probable que cuando hablemos de -el futuro- y del Internet, personas no afines puedan vernos como si habláramos de ciencia ficción, cuando en realidad, lo que hemos concebido y etiquetado en tiempos previos como ‘futuro’, es ya un presente para más personas de las que imaginamos.

Y es comprensible, gastamos nuestro tiempo trabajando en negocios constituídos, estables y que tienen un mercado. La definición de objetos -futuristas- va cada día perdiendo cabida sin darnos tiempo de hacernos consciente de ello. Nuestras definiciones futuristas, en esos momentos, aún no tienen mercado, no son estables ni tienen negocios construídos.

Hoy en día nos movemos de aquí para allá con objetos en nuestros bolsillos que sobrepasan en tecnología lo que pudiéramos imaginar. Las capacidades de nuestros teléfonos móbiles no terminan de ser explotadas antes de ser descartados y reemplazados por nuevas versiones. Pero el concepto de -El Internet de las Cosas- va más allá de nuestros teléfonos inteligentes.

Cuál es el presente de “El Internet de las cosas”?

internet-of-things-concept-illustration

Imaginen un mundo en el que todo estuviera conectado.

Aquí hago una pausa para frenar los que hayan pensado que, ya todo está conectado! 15 años atrás, pensar en entrar a un aparato que cabe en la palma de la mano, en cualquier parte del mundo para saber lo que hace o donde está alguna persona en otra parte del mundo, podía ser el plot de películas y series de TV. Y si bien, es un buen paso, que hace parte de la realidad actual; la visión del Internet de las Cosas proyecta a cuestionarnos los problemas que nos incitan a interactuar con todas las cosas con las que interactuamos diariamente en el “mundo real” o “físico”, y preguntarnos, cómo los enfrentaríamos a través del internet y las nuevas, o no tan nuevas, tecnologías.

Ahí es donde las cosas se vuelven un poco locas. Pero encaja poco a poco más con lo que vivimos hoy en día en nuestra realidad. Luces automáticas, termostatos inteligentes; recomendaciones según nuestras tendencias. Ver noticias de interés sin pedirlas, en tu teléfono móbil, mientras te desplazas a una reunión de negocios. Impresiones 3dimensionales, dispositivos inteligentes que complementen nuestra vida, como la sinergia entre el radio de tu automóbil con tu teléfono inteligente a través del Bluetooth. Estas cosas hacen parte de una realidad que antes visualizamos como futuro y al que quizás, nunca cuestionamos si ya habíamos o no, alcanzado, en ciertos puntos en el tiempo.

A este punto les invito a cuestionarse, ¿Qué creen que pasará en el futuro?, y si, ¿se trata de una tecnología que existe actualmente? Esto nos da cabida al siguiente subtítulo:

¿En qué consiste la visión de -El Internet de las Cosas?

Básicamente toda herramienta que interactúa con el ser humano, tiene el potencial de convertirse en -algo- inteligente. Los relojes inteligentes, gafas inteligentes, autos inteligentes, son un buen paso. Pero el futuro cada vez más encaja con nuevas generaciones que nacen y naturalmente, heredan, tecnologías.

morgan-stanley-75-billion-devices-will-be-connected-to-the-internet-of-things-by-2020

Para cierta generación, llegar al control del GPS, redes sociales y mensajes de texto a través de un teléfono inteligente, es un logro; finalmente han llegado a un nivel de estabilidad del que pueden disfrutar y aprovechar de su productividad. Nuevas generaciones enfrentan éste problema de manera distinta, para ellos, es el inicio de una interacción con un dispositivo, y es aquí donde el internet de las cosas choca con nuestros conceptos previos para salirse de nuestro rango.

Para generaciones con más tiempo de vida, pensar en una silla inteligente, es una locura. Una silla, que a traves de la red, puedas ver su ubicacion, su inclinacion, por quién está siendo usada o si tiene alguna cita para horas más tarde, o que vibre cuando pases cierto tiempo sentado con la espalda en una posición dañina para tu columna vertebral, es simplemente ilógico. Pensar que al entrar a una casa, la casa entienda quién eres, cómo ha sido tu día, tu nivel de estrés, y que pueda acomodar el ambiente para recibirte de cierta manera, que será más probable en ser conveniente para tí, o bien una cafetera que te diga si estás haciendo más o menos café que el mes pasado o el año anterior, o reduzca la cantidad de azúcar en el próximo café al servir, por saber cuánta azúcar has consumido en ese día, hace parte del futuro que nuevas generaciones enfrentarán en un futuro no tan lejano, pero que, hace parte del -Internet de las cosas.

Tú, cómo visualizas -El Internet de las Cosas?

Deja tu comentario y hablemos del futuro.

Links Relevantes:

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *